Siguiendo con estas premisas de La ontología del lenguaje, uno de los hábitos más importantes de las personas tiene que ser NEGOCIAR.

Tanto en la vida privada como en la profesional o familiar, afectiva o en las reglas inter empresas o internacionales, con una base adecuada, se pueden alcanzar mejores acuerdos si se aplican adecuadamente unas reglas básicas:

  • YO GANO: TÚ PIERDES

Cuando uno afronta un proceso de negociación con la intención de someter al contrario.

  • YO PIERDO: TÚ GANAS

Es el lado contrario, cuando uno se somete, a priori, a las propuestas del contrario. Se produce esto por falta de auto estima personal o por miedo a perder todo.

  • YO PIERDO: TÚ PIERDES

La negociación de «todos perdemos» o «cuánto peor mejor» es una postura mediocre que no conduce a ningún escenario ideal. Sin embargo, está muy presente en todos los escenarios.

Por último, está el escenario ideal:

  • YO GANO: TÚ GANAS

Se trata de establecer las bases para que todos ganen. Escuchando, sin emitir ni establecer juicios de valor sobre las razones de nuestro interlocutor, indagando acerca de los intereses contrarios y buscando la manera de acercar posiciones en la que todos ganen.